V Seminario con los maestros Chen Xiang y Feng Xiu Qian

Aprendiendo con los maestros del Linaje Hun Yuan

 

En septiembre del 2007, se celebró el V seminario anual de Hun Yuan Tai Chi Chuan con los maestros invitados de Beijing. Este año volvemos a tener la gran suerte de contar con la enseñanza profunda de los maestros Chen Xiang y Feng Xiu Qian.

Dada la buena experiencia que tuvimos los años anteriores con estos maestros, este año la expectativa era aun mayor. Asistimos

 

unos 150 socios, superando así el número de cursillistas de los cursos pasados. Durante los 4 días que duró el curso, ambos maestros se volcaron sin reserva a enseñarnos los conocimientos sobre el Chi Kung, el Hun Yuan Tai Chi Chuan, Tuy Shou y además como práctica más personal y fuera del estilo Hun Yuan, dio la forma corta de Wuxi (5 elementos) como un Chi Kung para armonizar todos los órganos internos y algunas técnicas de Shui Shiao (lucha china) como ejercicios marciales complementarios. Para estos maestros, no había secretos de escuela o misticismo. Cualquier duda que podíamos plantear sobre el Chi Kung, sobre las técnicas de Tuy Shou y sobre la práctica de la forma, eran aclaradas con toda la naturalidad.

 

Puesto que el grupo era muy   numeroso, se dividió en diferentes  niveles de trabajo. El maestro Chen Xiang daba instrucciones de los niveles avanzados de las formas de bomba y la maestra se dedicaba a los grupos de la forma de 24 en diferentes niveles.

El maestro Chen Xiang enfocaba sus enseñanzas en profundizar en los conocimientos sobre el funcionamiento de todo el sistema energético, de las aplicaciones marciales de la forma y de los trabajos avanzados de tuy shou. Enseñó la práctica corta de Wuxi. Era una forma muy corta que se repetía como un trabajo de Chi Kung. Cada uno de sus movimientos potenciaba un órgano y armonizaba su Qi. Practicábamos casi una hora entera esta pequeña forma todos los días del curso. Gracias a esta transmisión, pudimos experimentar su efecto energético.

 

El maestro Chen Xiang era muy meticuloso con todas sus prácticas personales. Insistía sin cesar que se debía poner la intención adecuada en cada práctica. Si era el Chi Kung, había que entender primero el sentido exacto del ejercicio y después realizar sin obsesionarse pero dedicándole todo el tiempo que fuera necesario. Si era formas, había que ejecutar cada uno de sus movimientos con mucha conciencia, llevando el sentido de círculo de principio hasta el final. Si era tuy shou, había que mantener la mente muy alerta sintiendo el intercambio fluido de los movimientos con el compañero. Encarecía, sobre todo, a los alumnos a buscar la redondez en todos sus ejercicios. Si era aplicaciones marciales, el maestro Chen Xiang, al igual que el maestro Feng Zhi Qiang, nos mostraba una visión mucho más amplia y real sobre las aplicaciones marciales del Tai Chi Chuan. Rompía con el convencionalismo de empuje de manos con languidez y círculos absolutamente limitados.

Explicaba que los ejercicios de Tuy Shou eran importantes para obtener el sentido del Yin y Yang en las técnicas. Sin embargo, a la hora de aplicarse, se debían variar los círculos según la situación, ya que un combate no era una coreografía diseñada. El maestro Chen ponía, sobre todo, énfasis en el dinamismo de los movimientos y el uso en conjunto con las piernas, la cadera, los hombros, en fin, con el cuerpo completo.

Recalcaba que el objetivo de las técnicas debían ser muy contundente para no dejar lugar a posible contraataque. La eficacia, la rapidez y la relajación de sus demostraciones marciales nos abrían un nuevo horizonte para la práctica marcial del Tai Chi Chuan.
Los iniciados al estilo Hun Yuan Tai Chi Chuan y todos los alumnos que estaban con la forma de 24 se beneficiaron enormemente de la enseñanza paciente y metódica de la maestra Feng Xiu Qian. Los iniciados podían consolidar el aprendizaje de los primeros movimientos de la forma. Y para los que estaban más avanzados, recibía de sus enseñanzas detalles más extensos sobre la realización de la forma. En cuanto al tuy shou, como la mayoría de su grupo eran alumnos no experimentados en los ejercicios de tuy shou, enseñó muy pacientemente el trabajo básico de las ocho potencias y los círculos sencillos

 

para que pudieran entender los fundamentos del tuy shou. Todos atendían sus instrucciones que, en algunos momentos, eran dadas a través del lenguaje corporal, ya que el curso solo contaba con una única traductora, Cecilia Lam quien tenía que “viajar” de grupo en grupo para asistir las explicaciones. Sin embargo, la maestra tenía un carisma y una dedicación tan especial que todos coincidían que la explicación verbal no era lo más imprescindible para aprender en muchas ocasiones, sino la vocación sincera de su corazón.

Estábamos entusiasmados, pero a la vez asombrados de ver con cuánta sencillez explicaban los maestros los conceptos más profundos del Tai Chi Chuan. Era evidente que hablaban basándose en experiencias propias. El ánimo predominante de los asistentes era, sin duda, el profundo agradecimiento por la transparencia de estos maestros.

Cada vez, estamos más convencidos de que su vocación por transmitir, su honestidad por enseñar y su humildad por compartir atraerán a más practicantes hacia el estilo de Hun Yuan Tai Chi Chuan.

Cecilia Lam, Asociación Hun Yuan

Language »
error: Contenido protegido
error: Alerta: Contenido protegido !!
× ¿Cómo puedo ayudarte?

Continuando acepta el uso de cookies en este sitio web Más Info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar