Reportaje del viaje a Beijing y a Wudang Shang en julio de 2005

Día 29 de junio de 2005 mediodía, 24  personas guardábamos cola en el aeropuerto de Madrid para coger el vuelo directo Madrid – Beijing por la tarde. Todos mostrábamos un gran entusiasmo por iniciar este viaje que fusionaba el turismo con la práctica. Nuestros destinos eran Beijing y Wudang Shang, la montaña sagrada del culto Taoísta.

Sufrimos un ligero atraso pero llegamos sin más incidente al aeropuerto internacional de Beijing. Allí estaba esperándonos la maestra Feng Xiu Qian. Tras un caluroso recibimiento, tanto emocional como meteorológicamente dicho, nos dirigíamos al hotel.

Vale la pena hacer un paréntesis para hablar un poco más sobre este hotel debido a su valor arquitectónico e histórico. Este hotel cuenta con dos edificios y unas cien habitaciones dobles. Es un hotel pequeño si se compara con la capacidad habitual que disponen los otros hoteles de Beijing. Está situado en un barrio muy típico donde se confluyen la modernidad con la tradición. Muy cerca del hotel se encuentra una zona amplia rodeada por largos enormes y muchas tiendas variopintas. Es un lugar preferido de los beijinéses para hacer sus paseos diurnos y sus salidas nocturnas.

Los dos edificios del hotel pertenecen a un conjunto de unos 15 edificios y diversas zonas ajardinadas (se puede comparar su estructura como una Ciudad Prohibida en una proporción mucha más pequeña, claro está.). Todo el conjunto fue construido en el año 1891 como templo imperial para rendir homenaje a los antepasados del emperador Kuang Su. Duró 8 años la construcción de todo el conjunto. Sin embargo, nunca se llegó a consagrarse como templo imperial por la revuelta situación política de esa época. Después de la instauración de la primera república y desde el año  1914, el recinto fue empleado para el culto de la deidad Kuan Ti. Esta deidad masculina representa la justicia, la honestidad y es el protector de los practicantes de las artes marciales. Esto explica el porque hay instalado un altar de él en todas las comisarías policiales de Hong Kong – un dato más de curiosidad. Con la llegada al poder del gobierno comunista, el templo fue cedido como oficina y residencia de Dalai Lama. Actualmente, parte del conjunto es la oficina administrativa de la zona especial de Tibet y el centro del intercambio cultural chino-tibetano. Otra parte es una zona residencial para algunos extranjeros con cargos administrativos en empresas multinacionales y el resto es el hotel donde nos alojábamos. Por lo tanto, aunque toda la estructura arquitectónica es típicamente china, la decoración del interior de los edificios es tibetana. Incluso en el hotel solo se podía adquirir postales de los paisajes de Tibet y no de Beijing (una pequeña inconveniencia para los que querían adquirir postales para enviar a sus familiares en España). Durante nuestra estancia en Beijing, tuvimos el privilegio de poder utilizar los jardines privados del recinto para hacer las prácticas matinales con el maestro Chen Xiang, ya que contábamos con el permiso expreso del director de todo este organismo quien resultaba ser también discípulo directo del gran maestro Feng Zhi Qiang. Esa era el secreto de nuestro trato inusual.

Durante estos primeros días en Beijing, teníamos un programa bastante intenso de visitas a los monumentos más importantes como la Ciudad Prohibida, la Gran Muralla, el Templo del Cielo, etc. También había sesiones de prácticas con el maestro Chen Xiang y el Gran Maestro Feng. El G.M. Feng estaba muy satisfecho del progreso de la asociación Hun Yuan España. Reiteraba su apoyo hacia nuestra labor de extender la escuela. Elogiaba el buen nivel de práctica de los alumnos españoles y encarecía repetidamente que siguiéramos profundizando en nuestra práctica personal, para así poder ayudar a más gente a conocer los beneficios de Hun Yuan Tai Chi Chuan. Nos contaba muchas anécdotas de su vida. Una de ella que se nos quedó grabada fue que nos decía que llevaba una vida practicando, y ahora era cuando empezaba a aprender. Decía que cuando era joven y a los pocos años de empezar a practicar, no sabía andar. Y nos mostraba un andar muy desafiante lleno de prepotencia. Después nos comentaba que ya al cabo de muchos años, aprendió a andar normal sin desaire. Más que una anécdota, sin duda, una enseñanza de humildad que no olvidaremos nunca.

Comprar y regatear en Beijing es un evento ineludible. Al principio nos acompañaba el maestro Chen Xiang, la maestra Feng, su hermana menor o una discípula para ayudarnos en estos menesteres. Pero al final, los que conseguían precios más bajos fueron los “novatos” españoles de este viaje. Nuestras “guías de compra” decían en broma que ya estábamos graduados, y ya no tenían que  preocuparse por nuestras salidas de compra.

Aunque nos defendíamos muy bien por la ciudad, todos los maestros cuidaban hasta el último detalle de toda nuestra estancia. Esta paciente disposición de nos brindaban hacía que nos sintiéramos en familia.

El día 5 por la tarde salíamos hacía Wudang Shang en tren. Nos esperaba un viaje largo de 18 horas hasta llegar al destino. Íbamos en un vagón litera muy confortable. Nuestro grupo ocupaba prácticamente todo el vagón, por lo que las bromas y los juegos sucedían uno tras otro sin el reparo de molestar a otros pasajeros. Se filmó hasta una película titulada “asesinato en el Hun Yuan Express” en homenaje a un famoso film. A esta producción espontánea participamos todo el grupo incluyendo a los maestros. Después un intento de concentrar todo el grupo que éramos 26 personas en un camarote de 4 – todo un éxito gracias a nuestras flexibles condiciones físicas.

Atravesábamos una zona rural muy bien cultivada de mucha extensión. También pasábamos por algunas zonas inundadas, por lo que sufrimos un atraso de casi 3 horas. Entre bromas, juegos, nuevos paisajes y el sueño, las horas pasaron rápidamente y llegamos a la aldea de Wudang cuyo nombre completo era Zona Especial de Interés Turístico de Wudang. Wudang Shang o la montaña de Wudang con sus 72 picos y todas las construcciones ancestrales de esta sierra  fueron declaradas como Patrimonio de la Humanidad por la ONESCO en el 17 de diciembre de 1994. La ciudad de Wudang fue fundada en el año 202 a.c. A partir de los años 600 d.c. se empezó la construcción del primero templo. Durante la dinastía Ming (1412) se hizo una restauración global de todas las construcciones en manos de más de 200.000 trabajadores. A partir del año 1961, los diferentes monasterios y templos repartidos en toda la montaña fueron declarados como patrimonio nacional de conservación. Gracias a este proceso, hoy en día pudimos contemplar esta magnificencia legada por los antepasados.

Siendo la cuna del taoísmo, el culto por esta religión era muy extendido por la zona. Sin embargo se concentraban principalmente en la montaña. En la aldea, en cambio, no se veía apenas personas con hábito taoísta. También llamó nuestra atención el interés de practicar el Wushu, sobre todo, por parte de los jóvenes. Fuimos invitados por una de las escuelas de artes marciales de Wudang para un intercambio. Las demostraciones de la escuela de Wudang fueron a cargo de seis chicos jóvenes ataviados con el hábito tradicional taoísta. Era muy interesante ver la evolución del Tai Chi de Wudang y su combinación evidente con el trabajo de Wushu deportivo moderno.  Varios compañeros de nuestro grupo hicieron la forma de Hun Yuan Tai Chi Chuan de 24 movimientos dirigido por el maestro Pedro Valencia. Al presentarnos como alumnos de la escuela Hun Yuan de Beijing del Gran Maestro Feng Zhi Qiang, el maestro taoísta mostró un gran respeto hacia nuestra Escuela. Esto  nos hizo ver la buena reputación que el gran maestro Feng también gozaba en Wudang. Todo el grupo coincidimos que esta experiencia había sido la afirmación más sólida de que estábamos con uno de los mejores linajes del Tai Chi Chuan.

Como Wudang también era muy famoso por su cultivo de tes y la fabricación de espadas, no podíamos perder la oportunidad de aprovisionarnos con una gran variedad de tes y una buena espada. Así que el equipaje del viaje de la vuelta adquirió mucho más volumen. Menos mal que los compartimientos del tren eran bastante anchos.

De vuelta a Beijing, seguíamos nuestro ritmo de prácticas y visitas. Apurábamos estos últimos días para ver uno de los parques más hermosos de Beijing – Pei Hoi – construido para complacer a una concubina favorita de un emperador. Destacaban el enorme lago central y una gran estupa blanca que miraba a su orilla. En todos los parques se podían ver la alegría del pueblo chino. Había grupos de cantos, de bailes, personas jóvenes y mayores pasando una bola de tela entre 4 raquetas, dos por personas,  con una increíble habilidad comparable a una coreografía acrobática. En estos parques, los jubilados encontraban con un sinfín de actividades para seguir disfrutando de la vida. Y nosotros, aunque no estamos jubilados, participábamos en sus bailes con la misma alegría. Era muy bonito ver una vejez tan sana y digna.

Antes de volver a España, también tuvimos una celebración muy entrañable. Cumplía Pedro sus 46 años tres días antes de la vuelta. Así que los maestros prepararon una comida sorpresa con una gigantesca tarta para ese día. Un gesto que Pedro agradeció profundamente a los maestros y a todos sus compañeros de viaje.

Aunque se empezaba a notar cierta nostalgia, sentíamos una gran pena de que el viaje pronto llegaba a su fin. El maestro Feng y toda su familia nos ofreció una emotiva cena de despedida en la cual no faltaron palabras de agradecimiento por parte de nuestro grupo y de ánimo por parte del maestro Feng para que siguiéramos extendiendo la escuela en España.

Al día siguiente, salíamos de China con un montón más de equipaje, y lo que era más importante, nos llevamos una experiencia imborrable con muchos recuerdos muy bonitos. En septiembre nos encontraremos de nuevo con los maestros en España, seguro que volveremos a hablar de estos hermosos viajes que hemos compartido en enero y en julio.

 

*Más vale una imagen que mil palabras. En el apartado de los álbumes, podréis ver muchas fotos de este viaje.

Language »
× ¿Cómo puedo ayudarte?

Continuando acepta el uso de cookies en este sitio web Más Info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar